Lilia Grab Ugarte

Mi nombre es Lilia Gabriela Ugarte, soy de Las Vegas, Nevada.

Yo tenía piedras en el riñón, no encontraba a nadie que me ayudara, fui a los médicos y solo me dieron pastillas, también fui al hospital y no me quisieron hacer nada, me dieron morfina para el dolor, y me dijeron que era todo lo que podían hacer por mí. Entonces busqué un especialista y lamentablemente tuve una muy mala experiencia.

Siempre escuché de Cirugía Sin Fronteras, pero nunca llamé, ya llevaba dos años con un dolor intenso y constante, tanto que decidí llamar a Cirugía Sin Fronteras con mucho miedo, pensando que me iban a pedir muchos requisitos, pero dije “bueno lo voy a intentar” … desde el primer día que llamé me atendieron muy bien.

Viajé a California y la experiencia que tuve con el especialista, el Dr. Horovitz, fue muy buena, es muy agradable, atento y muy profesional, habla un poco de español, pero igual pusieron un intérprete para ayudarme a entender muy bien.

Mi cirugía fue en el Hospital Mercy y todos fueron muy amables, me trataron muy bien.

Nunca pensé que recibiría esta ayuda y con esta atención, pensé que me tendría que quedar con ese problema de sufrir dolores, tenía muchos pensamientos como “voy a perder mi riñón” porque no podía encontrar a alguien que me quisiera ayudar. Desafortunadamente, no hay mucha ayuda para personas como yo, que no tienen seguro médico, porque no alcanza para pagar, es mucho dinero. Pero bendito sea Dios, siempre escuché a Cirugía Sin Fronteras en la radio y si es verdad, creo que son ángeles.

En Cirugía Sin Fronteras, se interesan en la vida de los demás. Quizás hay muchas personas que son como yo, que tienen enfermedades y y/o incluso mueren. No mucha gente se preocupa por nosotros, a la mayoría no les interesamos, simplemente les interesa su reputación y su dinero, hay médicos que no tienen corazón si no tienes seguro médico.

Lo que encontré en Cirugía Sin Fronteras es inexplicable. Mi cirugía en Las Vegas costaba más de $20,000.00 y no los tuve, es mucho dinero!

Quiero agradecer al Dr. Horovitz por el excelente trato, muchos lo necesitamos. Gracias a él me siento bien y con ganas de seguir viviendo, estoy feliz y sin dolor, me voy a cuidar mejor para poder estar con mis hijos y mi familia, gracias al doctor y gracias a CSF.

– Lilia Gabriela Ugarte-

Entradas similares